Saltar al contenido

Gestión de proyectos y metodologías ágiles

Dreamlabs

Una buena gestión de proyectos puede ser la línea divisoria entre el fracaso y el éxito de un equipo.

Una gestión bien estructurada valora los resultados y el pleno desarrollo, minimizando las fallas, retrasos y frustraciones de todas las partes involucradas.

Para ello, es necesario planificar, ejecutar y controlar las actividades en el día a día. Luego, son escalonados y monitoreados por las personas, los equipos y los objetivos de cada proyecto.

¿Por qué la gestión de proyectos?

En organizaciones y proyectos cada vez más frecuentes y dinámicos, el control y acciones definidas aseguran que el avance de las tareas se produzca de forma sistémica, con una visión progresiva y con foco en el cliente, con una guía dirigida al menor desgaste posible.

Por tanto, la multidisciplinariedad en los equipos de las empresas demuestra que esta es una tendencia sorprendente en la actualidad.

Por tanto, la agilidad de los procesos es fundamental para que la alineación entre idea y ejecución camine de la mano entre las necesidades y deseos del cliente y la competencia del equipo.

Por tanto, las metodologías ágiles, en sus diversas modalidades, vienen a optimizar tiempos, reducir costes y riesgos, involucrar a los equipos y presentar buenos resultados tanto para la empresa como para el cliente.

Metodologias

Este esfuerzo reformuló preguntas que ya estaban desactualizadas sobre los procesos repetidos. En este sentido, las metodologías ágiles son prácticas que promueven la adaptación a diferentes escenarios, pero con un enfoque en la finalización ligera y con pocos contratiempos.

Por tanto, fruto de la creación de software y con un enfoque de comunicación y organización, la aportación de valor es fundamental para una buena calidad de servicio.

Para obtener más información, estos son algunos de los recursos más conocidos para optimizar fases para diferentes tipos de proyectos, con transparencia y pasos que se afectan entre sí en secuencia.

pelea confusa

Una de las herramientas más conocidas, Scrum, está relacionada con la necesidad de agilidad en las operaciones y el desarrollo de software, pero puede adaptarse a cualquier tipo de proyecto.

Dependiendo de la pregunta, el método consiste en dividir las actividades en ciclos o fases, llamados Sprints.

Estos sprints se consideran objetivos pequeños, en un período de tiempo más corto. Después de cada actuación, se discuten los resultados y se pueden mejorar para la continuación de las prioridades.

De esta manera, la eficiencia de Scrum está determinada por la mayor cantidad de retroalimentación y alineación, con problemas específicos y la posibilidad de cambios repentinos.

Kanban

Kanban se caracteriza por la organización y control de actividades. Esta técnica permite la adaptabilidad y los procesos resaltados en una tabla dividida por columnas. Esta estructura suele estar formada por los pasos «por hacer», «tareas a realizar hoy», «en ejecución» y «finalizadas».

Sin embargo, puede agregar columnas según cada necesidad, así como subtareas dentro de cada especificación. Por tanto, estas fichas permiten, de forma más visual, el avance de las actividades, el llamado flujo de trabajo.

BDD

BDD, o desarrollo impulsado por el comportamiento, es la unión de todo el equipo para que todos tengan la misma comprensión y el mismo pensamiento. Utilizado en el desarrollo de software por la colaboración de desarrolladores.

La integración entre directores comerciales, propietarios de productos y desarrolladores, incluida una descripción general del proceso y la funcionalidad, puede fusionar y alinear todas las partes del equipo de desarrollo y prueba, que describe cada escenario en el sistema, sin necesariamente escribir en código, pero con un lenguaje sencillo y bien definido.

Cristal

El enfoque Crystal se basa en 6 separaciones de color, desde Clear hasta Diamond, y cada método es diferente para diferentes tamaños de equipo, tipos de habilidades, tipos de software y objetivos. Sin embargo, los segmentos básicos del método Crystal son para que los equipos se vuelvan más eficientes, sin embargo, cada proyecto requiere estrategias específicas.

Con ajustes, trabajo colectivo, comunicación y retroalimentación continua, la mejora de técnicas personalizadas para cada proceso conduce a una infinidad de posibilidades dentro de la Familia Crystal.

Estas propiedades se ven como un fortalecimiento del razonamiento, la interacción y los talentos dentro de los equipos, directamente ligados a la complejidad de cada proyecto. En este sentido, esta complejidad se divide en comodidad. (C), bajo costo (D), Alto costo (ES) y planificar la vida (L). Por tanto, las separaciones se realizan de esta forma, en orden ascendente de criticidad:

  • Claro: 1-6 personas;
  • Amarillo: 7-20 personas;
  • Naranja: 21-40 personas;
  • Rojo: 40-80 personas;
  • Castaño: 80-200 personas;
  • Diamante: +200.

Además, algunas prácticas comunes para quienes utilizan esta metodología ágil son la entrega a intervalos bien definidos y el contacto directo del cliente con la gestión del progreso.

TEA

ASD o Adaptive Software Development se suele utilizar para software más complejo, con colaboración entre equipos y también mayor presencia del cliente durante el proceso, desarrollado en pequeñas partes. Este modelo adaptativo se puede dividir en tres fases:

  1. Especulación: parte de la planificación, requisitos básicos y objetivo del cliente. Es importante enfatizar que todo el ciclo puede ser adaptable, así como todo el sistema y sus incrementos;
  2. Cooperación: Como todo buen método ágil, el equipo colaborativo y autoorganizado debe tener confianza y estar dispuesto a recibir críticas constructivas. De esta forma, todos los cambios necesarios se pueden realizar de forma rápida y satisfactoria;
  3. Aprendizaje: La parte de aprendizaje de este modelo es efectiva para que todos los desarrolladores crezcan y comprendan que, debido a que están en un ciclo adaptativo, pasan por todos los estilos de progreso, personal y profesionalmente. Por lo tanto, los comentarios de los usuarios y los clientes son esenciales, al igual que las revisiones técnicas del software y su rendimiento.

Programación basada en funciones

Este modelo metodológico, Desarrollo Dirigido a la Funcionalidad, muestra que el desglose de cada funcionalidad y el incremento del software deben ser de valor para el punto de vista del cliente en cada entrega.

Por separado, el FDD se centra en las necesidades del producto, teniendo en cuenta los resultados funcionales y su frecuencia habitual. En este caso, el proceso se puede definir en 5 procesos básicos, son:

  1. Desarrollo de un modelo genérico;
  2. Construya la lista de características;
  3. División de planificación por funcionalidad;
  4. Detalles diseñados por funcionalidad;
  5. Desarrollo de funcionalidad.

Además, para cada uno de estos procesos, hay fases de entrada, actividad, verificación y salida.

Gestión de la calidad

En resumen, el enfoque en la calidad dentro de la gestión de proyectos es la entrega al cliente a tiempo y reuniones para revisar cada etapa de los proyectos. Luego está el análisis y evaluación de lo desarrollado hasta el momento, asegurando que el producto es como fue diseñado para ese momento.

Software y herramientas

Con beneficios para la independencia y una mayor productividad del equipo, descubra algunos programas y herramientas para que su equipo esté en sintonía con la gestión de proyectos.

¿Cuál es su técnica de gestión de proyectos favorita y sobre cuál le gustaría saber más?